29 de junio de 2022

Un tablero de control para la empresa agropecuaria

“¿Es necesario tener un infarto para hacerse un chequeo de control o lo ideal es hacerse un chequeo regularmente para justamente reducir o evitar la posibilidad de sufrir un infarto?”. La respuesta a tal pregunta, realizada por Juan Marcos Olivero Vila del área Empresa de CREA, puede parecer obvia. Pero en los hechos no siempre se aplica en el ámbito empresario.

Para contar con un instrumento que permita realizar una rápida visualización de la situación presente en una firma, el equipo técnico del área Empresa de CREA diseñó, sobre una planilla Excel, la herramienta denominada Diagnóstico de la Situación Empresaria (DISE).

La planilla requiere la carga de algunos datos, tales como facturación, activo y pasivo corriente y no corriente y gastos directos e indirectos, entre otros. No se requiere un gran nivel de detalle porque el sistema se diseñó con el propósito de que sea fácil de utilizar.

Una vez cargados los datos solicitados, el sistema tiene un tablero de diagnóstico que permite visualizar la situación de la empresa en lo que respecta a liquidez, respaldo, endeudamiento y rentabilidad –entre otros ítems– y, en función de eso, es posible analizar el estado de situación de la firma y posibles alternativas de mejora o solución de problemas (ver recuadros).

“Si bien la herramienta fue diseñada para atender situaciones problemáticas, lo cierto es que es útil para realizar diagnósticos en todos los escenarios, porque estar cómodo no necesariamente implica estar bien. La empresa puede, por ejemplo, estar perdiendo oportunidades para ser más sólida, ágil y flexible, de manera tal de tener mejores condiciones para enfrentar situaciones críticas en el futuro”, explica Marcos.

Las causas que generan problemas pueden estar originadas en aspectos coyunturales, como puede ser un desastre climático. Pero el DISE permite vislumbrar también si la empresa es viable más allá de cualquier inconveniente circunstancial, dado que en algunos casos los problemas son de orden estructural derivado –por ejemplo– de un endeudamiento excesivo y mal diseñado o bien del empleo de un planteo tecnológico inadecuado.

“Sucede usualmente que las empresas piden ayuda cuando tienen un problema financiero: se trata del termómetro que indica si una empresa tiene fiebre. Pero por lo general eso es sólo un síntoma, es decir, la consecuencia y no la causa del problema. Lo que permite el DISE es diagnosticar la causa para poder abordar el problema de fondo”, remarca el técnico CREA.

Ante una situación problemática, si el tablero de control muestra que la empresa está sustentada en un negocio viable, entonces es muy probable que el inconveniente sea solucionable. En cambio, si además de una situación financiera compleja, la empresa no tiene un portfolio de negocios viable, entonces el mismo debería ser rediseñado para que la empresa logre contar con negocios competitivos.

Muchas veces, por cuestiones coyunturales, las empresas agropecuarias atraviesan momentos de crisis –ya sea por factores productivos, bajos precios, altos costos, contingencias climáticas o un período de financiamiento caro o inviable– y, en tales casos, con un plan de negocios viable, pero que está inmerso en una coyuntura desfavorable, la estrategia debería entonces ser defensiva, de manera tal de intentar resguardar el patrimonio hasta tanto las variables macroeconómicas o la situación climática vuelvan a ser favorables.

“Si los indicadores, en definitiva, reflejan que el negocio se sustenta en una operación viable, que puede financiar la estructura disponible, que tiene recursos para hacer frente a los compromisos financieros y que, finalmente, tiene capacidad para pagar impuestos y distribuir duvidendos, entonces eso implica que el negocio está sustentado en bases sólidas, mientras que si la empresa no puede superar alguna o ninguna de esas instancias, entonces se analiza a fondo la causa de tal situación para poder elaborar un diagnóstico integral y proponer alternativas”, resume Marcos.

El DISE está disponible aquí.

Indicadores de negocio y empresa

RENTABILIDAD DEL ACTIVO (ROA): Es la relación entre el Resultado por Producción/Activo, donde el activo son todos los bienes puestos en juego para implementar el modelo de negocio, independientemente del financiamiento. Refleja el retorno de un negocio en función al riesgo total asumido.

RENTABILIDAD DEL PATRIMONIO NETO (ROE): Es la relación entre el Utilidad  / Patrimonio Neto.

Refleja el retorno de la empresa en función a los recursos genuinos. (Utilidad = Resultado por Producción – Costo financiero)

Factores que determinan de la rentabilidad del patrimonio neto. Dupont:

1.      Margen de ventas: Utilidad/Ventas.

2.      Rotación: Ventas/Activo.

3.   Factor multiplicador: Activos/P. Neto.

Analizar y comparar  la rentabilidad del activo (ROA) relativa a la rentabilidad del patrimonio neto (ROE) es importante para determinar si el problema es negocio o la empresa haciendo el negocio.

Indicadores de endeudamiento y solvencia

SOLVENCIA: Activo Total/Pasivo Total: Refleja la cantidad de veces que la empresa puede cubrir con el total de sus recursos el total de sus deudas. Mínimo 1

ENDEUDAMIENTO: Pasivo/Patrimonio Neto o Pasivo/Activo.

CALIDAD DE DEUDA: Pasivos Corrientes/Pasivo Total. Indica que proporción de la deuda es de corto plazo. Cuanto más cercano a 1 sea este indicador, mayor presión tendrá la empresa para cancelar sus pasivos dentro del año.

RESPALDO: Activo no Corriente/Activo Total. Refleja la proporción de activos que frecuentemente no se rotan en el negocio. Menor que 50%  (respaldo es “débil”). Entre 50 y 70% (Respaldo “medio”, y superando el 70% (Respaldo “fuerte”)

DEUDA ESTRUCTURAL: Es la proporción del pasivo total (En valores absolutos) que la empresa no puede amortizar en los plazos acordados.

CAPITAL DE TRABAJO NETO: Activo Corriente – Pasivo Corriente. Indica el capital genuino de trabajo de la empresa

Indicadores de liquidez

LIQUIDEZ -RAZÓN CORRIENTE: Activo Corriente/Pasivo Corriente,  El indicador de liquidez se utilizan para determinar la capacidad que tiene una empresa para enfrentar las obligaciones contraídas a corto plazo. Cuanto más elevado es el indicador de liquidez, mayor es la posibilidad de que la empresa consiga cancelar las deudas a corto plazo. Este indicador debe ser como minino 1.

PRUEBA ACIDA: Activo Corriente Disponible/Pasivo Corriente Mide la capacidad de la empresa para cancelar sus obligaciones corrientes, básicamente con los saldos de efectivo, sus cuentas por cobrar, sus inversiones temporales y algún otro activo de fácil liquidación, sin tocar los inventarios. Este indicador debe ser como mínimo 0,6.

 

Compartir en
FacebookTwitterLinkedIn
También te puede interesar