9 de noviembre de 2018

Un momento complicado para el arroz

El progresivo incremento de los costos energéticos elevaron los rendimientos de indiferencia de manera sustancial.

En las últimas cuatro campañas la rentabilidad del cultivo de  arroz se viene deteriorando de manera progresiva a causa del incremento en los costos energéticos.

En el período 2015/2018, comparado con 2010/2014, los rendimientos de indiferencia son 50% superiores en sistemas con gasoil, 30% en empresas con represas y 20% en aquellas empresas arroceras que emplean bombas eléctricas (ver gráfico 1).

Gráfico 1. Rendimientos de indiferencia por períodos y por sistema de riego (tonelada/ha). Incluye valor de arrendamiento o costo de oportunidad de la tierra.

En el último Censo Arrocero –realizado por la Universidad Nacional de Entre Ríos en la campaña 2016/17– un 76% del total de empresarios encuestados indicó que el principal motivo de abandono de área arrocera por otros cultivos era el aumento de costos de producción. Las alternativas elegidas fueron otros cultivos en un 82% de los casos (soja, maíz, sorgo, trigo y lino), ganadería en un 15% y el 3% restante el arrendamiento del campo.

“Los análisis demuestran que los sistemas de producción con energía eléctrica son más competitivos que los sistemas con energía fósil. Por este motivo, el manejo y la gestión del agua en la producción de arroz son claves para incrementar la eficiencia de los sistemas”, indica el último informe macroeconómico CREA (gráfico 2).

 

Gráfico 2. Participación del costo directo en promedio de 2018, según sistema de riego.

Según el Censo Arrocero 2016/17, el 62% de los productores cuentan con pozos de agua, 33% tiene acceso a represas y 5% utilizan como fuente de agua los ríos y arroyos. Para la extracción, el 45% de los empresarios arroceros utilizan como fuente de energía el gasoil, un 29% tanto gasoil como electricidad y el 26% restante solamente bombas eléctricas.

“La participación de los rubros en la presente campaña mantiene una tendencia similar al período que va de 2010 a 2018 en los sistemas productivos con pozo gasoil y represas. Sin embargo, en el sistema productivo con pozo eléctrico, debido al aumento en las tarifas de energía, la incidencia del riego fue incrementándose a razón de cinco puntos porcentuales por año”, explica el informe CREA (gráfico 3).

 

Gráfico 3. Evolución de la participación del costo directo en sistema de riego con pozo eléctrico. CREA en base a Proarroz

 

El último informe macroeconómico CREA puede leerse completo aquí.

 

Compartir en
FacebookTwitterWhatsAppLinkedIn
También te puede interesar