1 de agosto de 2018

Primeros resultados del Proyecto Plagas

Una iniciativa del Área de Agricultura de I+D de CREA y la Asociación Semilleros Argentinos (ASA).

En el ciclo 2017/18 el Proyecto Plagas de CREA capacitó a 39 técnicos para que realicen un monitoreo sistematizado de 113 sitios con maíz localizados en once provincias argentinas.

“Haber podido unificar criterios de monitoreo y toma de datos es uno de los primeros logros del programa”, comenta Lucas Cazado, asesor del CREA El Rodeo (NOA) y coordinador técnico del Proyecto Plagas. “Se trata de una tarea imprescindible para poder generar información relevante, que, además de ser comparable entre zonas, permita detectar herramientas de manejo orientadas a reducir la incidencia de plagas”, añadió.

El Proyecto Plagas, producto de un acuerdo de vinculación entre el Área de Agricultura de I+D de CREA y la Asociación Semilleros Argentinos (ASA),  verificó en la última campaña lotes de cultivo de híbridos Bt en planteos de maíz de siembras tardías con manejos propios del empresario agrícola y con presencia de sus correspondientes refugios (10% del total del lote sembrado con maíz no-Bt).

El equipo de 39 técnicos se encargó de identificar y determinar el impacto de daños provocados por insectos lepidópteros (Diatraea sp, Spodoptera sp y Helicoverpa sp) en el cultivo y rendimiento de maíz. Los resultados de esa experiencia fueron presentados a fines de junio pasado a los referentes técnicos de las empresas semilleras que integran ASA durante un taller realizado en la sede porteña de CREA.

Las regiones que están comprendidas en el proyecto son NOA, Chaco Santiagueño, Córdoba Norte, Norte de Santa Fe y Santa Fe Centro (Macrozona Norte) y Litoral Sur, Centro, Oeste Arenoso, Norte de Buenos Aires, Oeste y Sur de Santa Fe (Macrozona Sur).

El relevamiento, por ejemplo, ratificó que las siembras tempranas de maíz tardío son una de las principales medidas que pueden instrumentarse, en ambas macrozonas, para reducir la intensidad de ataques de plagas en refugios.

“El relevamiento sistemático de datos en las diferentes campañas sucesivas, con distintas condiciones ambientales, será clave para poder identificar en cada una de las regiones las mejores prácticas de manejo agronómicas que puedan emplearse para reducir la incidencia de plagas, con un enfoque integral, tanto en cultivos transgénicos como en el refugio”, apuntó Luca.

“La red de monitoreadores del proyecto, además de realizar un seguimiento sistematizado de tres de las principales plagas que afectan al maíz, será además útil para detectar, de manera temprana, presencia incipiente de nuevas plagas que puedan llegar a su momento a transformarse en un problema”, agregó el técnico CREA.

“Otro de los aportes fundamentales del programa es concientizar a los técnicos y productores sobre la importancia de realizar monitoreos sistemáticos en cultivos de maíz, algo que, si bien no es una práctica generalizada, permite detectar umbrales de control, dado que muchos de los productos disponibles no son efectivos si se los aplica en momentos inadecuados”, consideró.

“En ese sentido, consideramos que es un gran logro haber podido consensuar un protocolo unificado de monitoreo de plagas con una metodología que, además de ser sencilla, permite gestionar grandes volúmenes de datos con bastante rapidez”, concluyó Lucas.

Para más información, comunicarse con el Área de Agricultura de CREA agricultura@crea.org.ar

Compartir en
FacebookTwitterWhatsAppLinkedIn
También te puede interesar