28 de septiembre de 2020

Pautas para gestionar la sanidad en maíz

Ensayos realizados por los grupos CREA de la región Oeste.

El monitoreo de enfermedades en planteos de maíz junto con la determinación del nivel de susceptibilidad de los diferentes híbridos empleados son factores relevantes para asegurar un cultivo exitoso.

Así lo determinó un ensayo realizado por los grupos CREA de la región Oeste, en el cual se sembraron el 27 de noviembre del año pasado en la estación Ramón J. Neild ocho y once híbridos de maíz para silo y grano, respectivamente, los cuales recibieron el 15 de enero una aplicación de Azoxistrobina 20% + Cyproconazole 8%.

En los cultivos de maíz para grano, el híbrido LT723 VT3PRO tuvo el mayor nivel de roya (Puccinia sorghi) con diferencias estadísticamente significativa con respecto a los otros materiales evaluados.

El híbrido SYN 897 VIP3 registró, tanto con o sin fungicidas, el mejor comportamiento en términos de sanidad. El material NS 7828 VIP3 también tuvo baja incidencia de roya luego de 35 días de la aplicación, mientras que LT721 VT3PRO con fungicidas logró reducir su nivel de roya significativamente.

Número de pústulas/hoja a los 35 días después de la aplicación sin y con fungicidas. Región CREA Oeste (2019/20)

La mayoría de los híbridos que fueron aplicados, a los 35 días siguientes mostraron reducciones en el nivel de roya. Solamente LT 723 VT3PRO, I 550 MGRR y DM 2738 MGRR fueron los que aumentaron un poco la incidencia de roya. Sin embargo, dicho aumento resultó ser muy inferior al incremento observado cuando no se aplicó fungicidas.

Se eligieron cuatro híbridos para cosechar y poder evaluar respuesta al fungicida. Si bien los números reflejan una respuesta a la aplicación de fungicidas en todos los híbridos, las diferencias sólo resultaron estadísticamente significativas para LT 723 VT3PRO.

Respuesta a la aplicación de fungicidas para cada híbrido. Región CREA Oeste (2019/20)

Compartir en
FacebookTwitterWhatsAppLinkedIn
También te puede interesar