7 de mayo de 2018

Novillos que se pesan solos

La automatización en la actividad ganadera

 

Ignacio Albornoz es sociólogo especializado en economía. Proviene de una familia que tiene ganadería en la zona entrerriana de Victoria. “Tuvimos mucha tiempo ganadería de islas, hasta que las crecidas comenzaron a ser cada vez mas frecuentes y dejamos de producir ahí”, comenta.

Se desempeñó casi un par de años como investigador en la oficina local de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), donde se ocupó de estudiar procesos de innovación y competitividad en el ámbito agroindustrial. Luego trabajó en diferentes países latinoamericanos para empresas internacionales. Su último destino, antes de regresar a la Argentina en 2015, fue Brasil.

Empezó a trabajar entonces en la conformación de un emprendimiento agrotecnológico (FarmIn Technologies) junto a Martín Garbulsky (Investigador del Ifeva y el Conicet) y Ezequiel Conti, el cual fue seleccionado para integrar el CREALab en el CREATech organizado este año en la ciudad de Córdoba. El primer producto-servicio que están desarrollando es un sistema que permite automatizar los pesajes de los animales con una frecuencia diaria.

“Uno de los grandes desafíos en el agro es cómo transmitir datos en zonas rurales de manera efectiva y económica; para eso implementamos una banda diferente a las que se emplea en celulares o Wi-Fi, que es la banda UHF (ultra alta frecuencia) de 915 megahercios (MHz), denominada sub-Ghz”, explica Albornoz.

¿Esa frecuencia permite asegurar un alcance en zonas rurales?

IA: Sí, con una baja tasa de consumo, lo que permite abaratar el costo de los sensores. Probamos un prototipo experimental en un campo ganadero de la zona (bonaerense) de Mercedes y actualmente lo estamos validando en el corral de engorde de otro establecimiento.

¿Cuáles son los datos relevantes que se toman para transformarlos en información?

IA: Por un lado, el transporte de datos es un tema clave por resolver, pero esa no es la originalidad de lo que tenemos para ofrecer, sino la posibilidad de capturar datos útiles que puedan mostrarse de una manera que permiten tomar decisiones empresarias. Buscamos resolver problemas. Por ejemplo, ¿cómo podemos hacer un seguimiento diario del peso de los animales? El mercado ganadero es muy grande y un novillo cuesta casi lo mismo que un iPhone, pero es difícil contar con datos productivos precisos en plazos adecuados. La evolución del peso de los animales es un dato fundamental que define procesos y en definitiva el resultado del negocio.

Y para eso diseñaron un sistema de balanza automatizada.

IA: Sí. Pero una de las premisas con la que trabajamos es que la balanza no debe modificar el sistema productivo precedente. Luego de desarrollar un prototipo, probamos una balanza colocada a ambos lados del bebedero de un corral que permite, gracias a un algoritmo específico, realizar pesajes individuales mientras varios animales se suben a la balanza de manera simultánea con el propósito de acercarse a tomar agua. Las antenas colocadas en la balanza permiten identificar a los animales a una cierta distancia de manera automática. El sensor de cada uno de los animales está colocado en la caravana con frecuencia UHF, que, al ser de largo alcance, nos parece que es la ideal para promover procesos de automatización en la ganadería. EE.UU. ya tiene homologadas caravanas UHF para vacunos y porcinos.

¿Cómo se visualizan los datos recolectados?

IA: Armamos una aplicación que muestra datos útiles (en celulares o tabletas), tales como la evolución del peso de cada individuo. En la aplicación es posible ver –de manera amigable– la cantidad de animales presentes en el potrero, datos mensuales de peso promedio, ganancia diaria promedio, mínima y máxima, además de peso máximo y mínimo en la tropa, y el detalle de esos datos por cada uno de los animales de la tropa por mes y por semana. Así es posible identificar a los animales que no están ganando peso o que lo están haciendo en niveles que se encuentran por debajo del promedio, y eso en tiempo real, para poder decidir qué hacer con esos animales. Esos datos tienen que ser muy fáciles de ver. Eso permite, además de identificar a los animales menos productivos, detectar aquellos que tienen alguna enfermedad. También podemos comenzar a evaluar comportamientos, como los horarios de acceso al bebedero en diferentes momentos del año. El sistema permite detectar a un animal que hace dos días que no viene a la bebida, lo que hace que se dispare una alerta; lo mismo si un animal viene perdiendo peso en los últimos tres días. Estas eficiencias se potencian con la escala.

¿Qué costo tiene esta tecnología?

IA: Cobraremos un valor a determinar, que está siendo evaluado, en kilos de novillo por el servicio de gestión de datos. Por las caravanas se cobrará un valor simbólico, es decir, con un margen mínimo. La balanza completa, con la instalación, tiene un costo único del orden de 2500 dólares; se trata de un nodo autónomo alimentado con energía solar.

¿Cómo se asegura la privacidad de los datos?

IA: Uno de nuestros socios es parte de una empresa de seguridad informática. Los datos están encriptados y bien guardados. A medida que el servicio se extienda, se podrán luego establecer rangos comparativos con los productores de una misma zona en tiempo real, pero todo anónimamente.

¿Existe en otras naciones empresas que estén desarrollando plataformas similares?

IA: En Canadá existe una empresa que esta haciendo desarrollos parecidos. Su nombre es Grow Safe Systems y tiene sede en Alberta.

Además del pesaje automatizado, ¿el sistema tiene otras aplicaciones?

IA: Existe además un servicio de localización de animales. Nos reunimos con empresarios de feedlot muy grandes, cuyo principal interés es saber dónde están los animales en los distintos corrales, porque contar y organizar miles de cabezas no es una tarea sencilla. A ese perfil de cliente no le interesa el pesaje, sino la localización de los animales. Si tantos animales debieron ir a la enfermería, con este sistema pueden regresar a los corrales correspondientes sin mezclarse con otros. También se puede aplicar a ganadería extensiva, de manera tal de poder hacer un seguimiento de los animales y detectar eventuales faltantes por enfermedad o abigeato.

¿Qué otros desarrollos potenciales puede incluir esta herramienta?

IA: Estamos diseñando algoritmos para determinar condición corporal de los bovinos por medio de imágenes tomadas por una cámara 3-D con un sensor infrarrojo. También estamos desarrollando prototipos para realizar monitoreos automatizados del estado de pasturas. Nuestro lema es convertir al agro en una ciencia de datos y creemos que, en ese sentido, existe un gran potencial en el sector ganadero.

 

 

Compartir en
FacebookTwitterWhatsAppLinkedIn
También te puede interesar