1 de diciembre de 2020

Intensificación ganadera eficiente

Pautas por tener en cuenta en la actual coyuntura.

El ingreso al período estival, con un pronóstico climático seco que prevé restricciones hídricas con golpes de calor, junto con relaciones desfavorables novillo/maíz, obliga a los sistemas ganaderos intensivos a eficientizar todos los procesos productivos al máximo.

“El costo operativo ha disminuido tanto respecto del gasto en alimentación que hoy el foco del autoconsumo no es el ahorro, sino la posibilidad de poder hacer terminaciones de hacienda cuando no se dispone de estructura o de personal dedicado a tiempo completo al engorde”, explicó hoy el consultor en nutrición animal, Darío Colombatto, durante un Desayuno Ganadero virtual organizado por la región CREA Sudoeste.

El especialista remarcó que entre las ventajas del autoconsumo se incluye un menor estrés relativo y térmico, el cual en gran parte se explicaría por una menor propensión a generar acidosis al no haber situaciones con animales ansiosos por el acceso al alimento.

“Tratar de bajar la densidad energética de la dieta, incorporando más fibra en la ración para generar más insalivación y más llenado de los animales, de manera que no estén tan desesperados, es fundamental para prevenir la acidosis, que es muy común en situaciones de estrés térmico. El aumento de la dosis de monensina es recomendable, pero en un segundo orden”, resaltó Colombatto.

“Se pierde muchísima menos eficiencia por esos ajustes que generando una acidosis que, en definitiva, puede perjudicar la ganancia diaria prevista y en algunos casos provocar la muerte del animal”, añadió.

El consultor mostró datos de un estudio realizado el año pasado en un corral de engorde de elevada escala en el cual se evidenció una diferencia del 4% en las conversiones de aquellos corrales reparados respecto de aquellos que necesitaban tareas de manteamiento. Si bien en términos porcentuales puede parecer poco, el efecto acumulativo de esa brecha –aseguró– es enorme.

“Los datos promedio de una evaluación de cinco años realizada en un establecimiento intensivo muestran que las mejores conversiones se lograron en animales que ingresaron entre mayo y octubre debido a que los mismos tienen por delante meses más frescos”, advirtió.

Recientemente, una empresa recibió la primera habilitación oficial por parte del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) para comercializar dispositivos electrónicos para la identificación de ganado bovino.

En ese sentido, Colombatto dijo que “la caravana electrónica nos abre un mundo en cuanto a la gestión de datos en corrales”, porque esa tecnología permite identificar el origen de los individuos que lograron las mejores conversiones.

Compartir en
FacebookTwitterWhatsAppLinkedIn
También te puede interesar