28 de noviembre de 2019

CREA Demo Day: presentación de emprendimientos tecnológicos incubados

Esta iniciativa contó con el acompañamiento del laboratorio de innovación del Banco Interamericano de Desarrollo y a la colaboración de la ONG Emprear.

 

La edición CREALab 2019, impulsada por el área de Innovación, culminó este miércoles 28 de noviembre con el Demo Day, un evento realizado en la Sede CREA que contó con una importante asistencia presencial y virtual. Los seis emprendimientos AgTech incubados –VerTrev, E-Milk, Ponce, Kelpie, Nanótica Agro y Pacta- tienen potencial para promover grandes transformaciones en diferentes ámbitos del sector agropecuario.

Conectividad. VerTrev ofrece soluciones de conectividad satelital para ámbitos rurales a través de un ancho de banda de hasta 64 kilobytes que permite contar con servicios básicos (mensajería de texto, teléfono de línea y envío de datos en tiempo real recolectados por sensores de condiciones meteorológicas). “Donde hay productores aislados, nosotros vemos una oportunidad”, aseguró José Luis Castaño, integrante del emprendimiento. Actualmente VerTrev está buscando los primeros 50 clientes que prueben el dispositivo con un costo de 100 dólares mensuales. El emprendimiento está integrado por profesionales con amplia trayectoria en el sector de las telecomunicaciones y consultores en gestión de empresas agropecuarias.

Soluciones para tambos. La empresa metalúrgica cordobesa Industrias Magno, integrada por los ingenieros mecánicos Diego Audano y Gonzalo Moreno, se dedica a fabricar refugios para terneros. Ahora se animaron a dar un paso más para diseñar un equipo distribuidor de leche (E-Milk) para teneros. “Este equipo permite ahorrar tiempo, simplificar tareas y asegurar la calidad alimentaria de la leche ofrecida a los terneros porque tiene la posibilidad de pasteurizar la leche y programar la temperatura de la misma”, explicó Diego. Ya vendieron su primer E-Milk y tienen señados otros tres más. El precio del equipo es de 13.000 dólares + IVA (inferior al valor de otros equipos importados que cumplen funciones similares). Tiene una capacidad de 250 litros. “Las ruedas del E-Milk están adaptadas a las condiciones presentes en los tambos argentinos, algo que no sucede con los provenientes de otras naciones”, comentó el emprendedor. “Además el E-Milk permite seguir haciendo el batido del sustituto lácteo cuando el equipo está desenchufado por medio de una recirculación”, añadió. Este año el E-Milk ganó el concurso Emprendedores Metalúrgicos organizado por ADIMRA. Industrias Magno integra el CREA Villa María. “Estamos buscando un socio comercial que cuente con una red de distribución para potenciar las ventas del producto”, apuntó Diego.

Control en tiempo real. Cuando Mariano Finochietto (ingeniero en sistemas), José Robetto e Iñaki Albisu (ingenieros electrónicos) vieron quejarse a un productor amigo sobre los viajes que debía realizar para verificar el estado de diferentes pivotes de riego, comenzaron a preguntarse si era viable ofrecer una solución tecnológica para evitar esa molestia. Así fue como nació Ponce, un dispositivo que se instala en el pivote de riego para transmitir por vía satelital datos recolectados por sensores, los cuales luego son procesados por un programa para mostrar la situación del equipo en tiempo real y emitir alertas ante la aparición de una falla. “El dispositivo se ofrece en comodato; es un modelo similar al que ofrecen los proveedores de Internet”, explicó José. “Cobramos por el servicio sólo una pequeña parte de las pérdidas que se evitan; el valor por campaña depende de la superficie del lote”, añadió. En la actualidad cuentan con más de 200 equipos colocados en seis provincias argentinas.

Mejores aplicaciones. El año pasado, mientras estudiaba Biotecnología de la Universidad de Morón, Julio Laurenza fue seleccionado por Singularity University de California para participar de un programa intensivo de capacitación en el centro AMES de la NASA. El proyecto seleccionado fue el empleo de nanotecnología aplicada al agro desarrollado por Nanótica Agro, el cual, a través de la nanoencapsulación de agroquímicos, permite –según aseguran– reducir la cantidad requerida de dosis e incrementar la efectividad de las aplicaciones. “Esta tecnología se conoce hace muchos años, pero el problema que tiene es que las nanopartículas cuentan con una escasa vida útil; entonces nos propusimos llevar esta tecnología al campo, dándole al productor un nanotizador para que mezcle el agroquímico con las cápsulas y aplique el producto como lo viene haciendo”, apuntó Julio. El negocio estará focalizado en la comercialización de nanocápsulas. Aún deben definir si el equipo nanotizador se venderá u ofrecerá en comodato. La empresa está localizada en la Fundación Argentina de Nanotecnología (partido bonaerense de San Martín). En 2018 recolectaron 300.000 dólares para desarrollar la tecnología y realizar pruebas a campo. Tienen abierta una nueva ronda de capitalización de dos millones de dólares para ampliar la cantidad de testeos tanto en la Argentina como en Brasil y realizar gestiones regulatorias. “Realizamos ensayos en soja y maní en los cuales hemos podido reducir a la mitad las dosis aplicadas”, señaló Julio. Están probando además a campo las nanocápsulas con agroquímicos no comerciales de algunas compañías. “Sumarle nanotecnología a esos testeos hace que el día de mañana las empresas puedan ponerle apto para nanotecnología a esos productos cuando sean lanzados comercialmente; las grandes empresas de agroquímicos están muy interesadas en esta tecnología”, explicó.

Mediciones de recursos forrajeros. Los agrónomos Joaquín Arzubi Borda y Julián Torres tienen la representación en Argentina y Uruguay de los equipos de medición de forrajes neozelandeses C-Dax. Ese fue el primer paso para luego comenzar a ofrecer el servicio de medición de la disponibilidad instantánea de forraje (expresada en kilogramos de materia seca) por medio de calibraciones propias realizadas con diferentes especies forrajeras. El nombre de la empresa es Kelpie. “Muchos productores no saben cuánto pasto tienen y eso puede traer aparejado una ineficiencia en el uso del recurso. Lo primero que se tiene que hacer para solucionar eso es medirlo”, comentó Joaquín. Los emprendedores están desarrollando una aplicación digital que permita visualizar de manera ágil los resultados de las mediciones realizadas. “También estamos desarrollando nuestro propio sensor con el propósito de lanzarlo al mercado a fines del año que viene; la idea es que se trate de un equipo pequeño que pueda colocarse en cualquier vehículo”, indicó Julián (el C-Dax debe ser arrastrado por un cuatriciclo). Hasta el momento censaron más de 15.000 hectáreas localizadas en 50 campos distintos.

Comunidad agropecuaria. ¿Qué sucedería si todas las oportunidades de negocios en el sector ganadero fuesen completamente visibles? Eso es lo que se preguntaron Guillermo Zorraquín (empresario integrante del CREA Islas del Ibicuy) y Mariano Pizzio (asesor del CREA Taragüí) antes de crear la aplicación Pacta, que, lejos de constituir solamente un nuevo marketplace digital (una vidriera para ofrecer bienes y servicios), está focalizada en armar una comunidad de referencia en la cual ofrecer y solicitar desde terneros, capitalizaciones de hacienda y alquileres de campos hasta la posibilidad de ofrecer servicios, compras conjuntas de insumos o capacidad ociosa en feedlots. “Generamos una plataforma en línea en la cual es posible realizar compras conjuntas de insumos agropecuarios. A los proveedores les permitimos incrementar su volumen de venta y los productores pueden reducir costos”, explicó Guillermo. Recientemente, por ejemplo, organizaron una compra conjunta de un garrapaticida en la cual se logró obtener un descuento del 20% sobre el precio de lista. Una vez finalizada la promoción, los que participan de la misma obtienen un cupón de descuento que se aplica al momento de adquirir el producto al distribuidor local. “Esto es importante porque no fagocita la cadena comercial, sino que representa un círculo virtuoso para todos”, aseguró Guillermo. La comunidad cuenta con más de 1300 integrantes, la mayor parte de los cuales se encuentran en el NEA; el objetivo es aumentar el número de usuarios localizados en otras regiones productivas para proyectarse a nivel nacional. Los ingresos se generan a partir del cobro de un fee a las empresas proveedoras de insumos. Cuenta con el apoyo de las asociaciones de criadores de Brangus, Braford y Brahman, el Ministerio de la Producción de la provincia de Corrientes y de la Fundación Correntina para la Sanidad Animal (Fucosa).

 

 

Compartir en
FacebookTwitterWhatsAppLinkedIn
También te puede interesar