18 de septiembre de 2020

Agricultura sostenible en acción

El caso de la firma Sastre Inchauspe en la región Oeste.

Un año y medio atrás el establecimiento Sastre Inchauspe S.A., integrante del CREA 30 de Agosto-Mari Lauquen (Oeste), comenzó a realizar aplicaciones selectivas de herbicidas con un equipo Weed it colocado sobre una pulverizadora Favot MAC 3028 con 27 metros de ancho de labor.

“En todo este tiempo de uso llevamos en promedio un 79% de ahorro de formulados y utilizamos 1313 envases menos respecto de si hubiéramos aplicado todo de manera convencional, con lo cual hemos recuperado hasta el momento el 61% de la inversión realizada”, comenta Luis Sabbatini, gerente de producción de la empresa.

Costo de la pulverización selectiva versus gasto teórico de aplicaciones convencionales en un mismo establecimiento. Ciclo 2019/20. Superficie total aplicada: 10.913 hectáreas. Período de aplicaciones: 456 días. Sastre Inchauspe. Región CREA Oeste.

 

El equipo está armado con doble línea de aplicación: con una se aplican en forma continua los herbicidas preemergentes y con la otra, de manera simultánea, se direccionan selectivamente los productos cuando el sistema detecta la presencia de malezas.

Por otra parte, para pulverizar emplean un equipo que cuenta con una estación meteorológica incorporada para determinar en tiempo real si las condiciones de la aplicación en curso son las adecuadas. Eso se logra por medio de un programa –desarrollado por una empresa argentina– que, a partir de la temperatura, humedad relativa y velocidad del viento, calcula en tiempo real la deriva y evaporación de la aplicación.

“El sistema permite definir umbrales de calidad de aplicación, de manera tal que, además de poder medir la calidad del proceso, el sistema emite alertas orientadas a detener la pulverización cuando las condiciones meteorológicas se tornan inadecuadas”, señala Luis.

El uso de esta tecnología permite advertir que condiciones iniciales de aplicación que resultaban óptimas pueden perderse poco tiempo después de iniciada la operación ante un cambio repentino del tiempo (algo que no es sencillo de observar cuando se está dentro de la pulverizadora).

La pulverizadora inteligente dejó obsoleto el criterio de definir bonificaciones salariales en función de la cantidad de hectáreas aplicadas por día, dado que ahora es posible medir con datos objetivos la calidad de una pulverización más allá de cuál haya sido el área cubierta.

Visualización del nivel de calidad de una aplicación en la plataforma Unimap.

El sistema en cuestión, denominado Unimap y desarrollado por la empresa santafesina Acronex, permite, en aquellas zonas con conectividad, monitorear en tiempo real y de manera retoma el recorrido de la pulverizadora para verificar si se cumplió con el trabajo indicado en la receta agronómica. La aplicación también está diseñada para generar reportes automatizados (importante para validar la calidad del trabajo realizado ante una autoridad regulatoria). En caso de que la aplicación no se haya realizado de manera correcta, la plataforma permite hacer un seguimiento histórico de la misma para poder evaluar cuáles fueron las variables –temperatura, velocidad del viento, humedad relativa, taponamiento y tipo de gota– que no se ajustaron a los parámetros de seguridad.

“Para la elección de los fitosanitarios, tenemos en cuenta los principios de las buenas prácticas, rotando mecanismos de acción y utilizando aquellos que tengan menor grado de toxicidad, asumiendo un mayor costo si es necesario hacerlo”, comenta el gerente de producción de la empresa agrícola y lechera.

En todos los lotes de la empresa se aplica el manejo integrado de plagas por medio de recorridas semanales sistematizadas, las cuales están orientadas a detectar umbrales de daños que justifiquen la necesidad de una aplicación.

“Elegimos estas tecnologías porque estamos convencidos de que el control de malezas debe realizarse a partir de la combinación de distintas prácticas que aseguren la efectividad de los tratamientos con un mirada integral que contemple la rotación de principios activos para evitar la propagación de malezas resistentes”, comenta Luis.

Para cumplir con lo dispuesto por Ley 27.279 de “Presupuestos Mínimos para la Protección Ambiental de los Envases Vacíos de Fitosanitarios”, la empresa cuenta con un centro de acopio interno de envases, donde se colocan los mismos, una vez lavados y perforados, para posteriormente ser trasladados hasta el Centro de Acopio Transitorio (CAT) de la región.

“El concepto de agricultura sostenible, lejos de tratarse de una receta, constituye un proceso de mejora continua en el cual toda innovación incorporada se retroalimenta para generar eficiencias acumulativas tanto productivas como ambientales”,  apunta Santiago del Solar, administrador de Sastre Inchauspe S.A. y ex jefe de Gabinete del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

“La trazabilidad de procesos es un aspecto fundamental de la sostenibilidad y hoy tenemos la tecnología que nos permite tener un registro digital y auditable de cada uno de los procesos críticos de la empresa agrícola”, explica.

El artículo completo puede verse en la última edición de la Revista CREA

Compartir en
FacebookTwitterWhatsAppLinkedIn
También te puede interesar