Transmitiendo conocimiento en el Congreso V SIGERA
20 Mayo, 2017

Córdoba: pionera en normativa en gestión de purines

Hace tiempo que el sector agropecuario, en especial los tambos, esperaban una normativa que regule el uso agronómico de los efluentes. Constituye un claro incentivo a los productores a poner énfasis en los procesos de eficiencia en el uso de agua “verde”, en el aprovechamiento de los nutrientes de los purines y el cuidado del recurso suelo. Además del incentivo económico que resultará de la implementación de las Buenas Prácticas.

Una nueva normativa comenzó a regir en Córdoba –resolución 29/17 del Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de esa provincia– sobre “estándares ambientales, de emisión o de efluentes y estándares tecnológicos para la gestión y aplicación agronómica de residuos pecuarios”.

Se trata de la primera normativa provincial en la Argentina que contempla la posibilidad de realizar un uso agronómico de los residuos provenientes de explotaciones pecuarias.

La iniciativa se gestó a partir del trabajo –iniciado en 2011– por un equipo técnico multidisciplinario integrado por referentes de la EEA INTA Rafaela y de la EEA INTA Manfredi,la Asociación Pro Calidad de la Leche (Aprocal), DeLaval, GEA Westfalia, Taurus Agrícola y Mastellone Hnos, Asesores del área de lechería de AACREA, bajo la coordinación dela Comisión de Lechería y el Proyecto Ambiente del Movimiento CREA

Desde mediados del año pasado, en el marco de dichos trabajos, se articularon las actividades con el SICPA (Sistemas Intensivos y Concentrados de Producción Animal) para evaluar la posibilidad de implementar una normativa orientada a recuperar los residuos orgánicos generados en el agro. Luego de casi todo un año de trabajo, la Comisión de Desarrollo Sustentable de Córdoba elaboró un proyecto que finalmente se publicó el pasado 28 de abril en el Boletín Oficial provincial. Si bien la iniciativa surgió a partir de una inquietud proveniente del sector lechero, la misma es aplicable a otras producciones intensivas.


Detalles

El proyecto establece para los establecimientos inscriptos en el SICPA la opción de realizar un uso agronómico y/o económico de los residuos pecuarios generados en producciones intensivas.

La norma contempla que la gestión del efluente puede ser realizada de tres maneras diferentes. La primera es aplicando los residuos, debidamente tratados, en lotes de producción propios. El único recaudo, en este caso, es que el residuo en producciones hortícolas sólo puede aplicarse en lotes sin cultivos en pie para evitar la contaminación del alimento. En cultivos extensivos no existe restricción alguna al respecto. Esta alternativa requiere la realización de un Plan de Aplicación (PA) diseñado por un ingeniero agrónomo y anexado al informe ambiental de la empresa, el cual es presentado por un consultor ambiental inscripto en el Registro Temático de Consultores Ambientales de la provincia de Córdoba (Reteca).

La segunda alternativa es aplicar el efluente en lotes de producción de terceros, para lo cual será necesario generar un Documento de Tránsito. Y la tercera opción es vender o entregar los residuos a plantas de biogás, de compostaje o cualquier otra que pueda realizar un uso económico del mismo.

Se establece además que, antes de comenzar a aplicar los residuos pecuarios en un establecimiento, deberá realizarse previamente un análisis de suelo en diferentes profundidades (0-20 y 20-60 centímetros) para prevenir eventuales contaminaciones químicas o alteraciones físicas permanentes del suelo. El muestreo deberá realizarse al menos 30 días antes de la aplicación del residuo en puntos georeferenciados representativos de cada lote. El análisis –que deberá repetirse cada tres años– deberá determinar conductividad eléctrica, pH, sodio, PSI (porcentaje de sodio intercambiable) potasio, calcio, magnesio, fósforo (total y extractable), Materia Orgánica Oxidable (Walkey & Black), nitrógeno total (Kjeldhal), nitrógeno de nitratos (N-NO3) y azufre de sulfatos ( S-SO4-2).

La norma contempla residuos sólidos de aves, tambo y feedlots; cama de aves; camas profundas o calientes de producción porcina; efluentes líquidos de tambos, producciones porcinas y feedlots generados por escorrentías de aguas de lluvia, entre otros.

El proceso para lograr el saneamiento del efluente pecuario requiere un tiempo en lagunas de almacenamiento no inferior a 120 días, mientras que los subproductos de la digestión anaeróbica (digestatos), para su posterior uso agronómico, deberán ser almacenados por lo menos durante 90 días más.

En cuanto al residuo pecuario sólido, la norma establece que el mismo debe ser estabilizado térmicamente para poder ser empleado con fines agronómicos, por medio de la exposición del residuo a temperaturas superiores a 55 ºC por al menos tres días.

No se permite aplicar el residuo estabilizado en sitios en los cuales se verifiquen procesos de afloramientos de niveles freáticos, cubiertas con nieve, zonas de captación de agua potable (con excepción de las perforaciones entubadas realizadas a profundidades mayores de 10 metros), ubicadas a menos de 30 metros de la ribera de cursos de agua superficiales o por debajo de la cota máxima de anegamiento, zonas con pendientes superiores al 15%, áreas vecinas a centros poblados o con acceso público masivo “a menos que se demuestre, para cada situación, que el uso agronómico de residuos pecuarios no supone un riesgo a la salud humana” y en situaciones de riesgo de salinización y/o sodificación del suelo o de contaminación de napas subterráneas.

También se establece que “los establecimientos que no estén sanitariamente aptos por Senasa no podrán trasladar sus residuos pecuarios hasta la eliminación de la novedad sanitaria”.

Es importante destacar que esta normativa es una licencia social al productor para que realice su actividad con la premisa en el cuidado del ambiente. Los requisitos que debe cumplir el productor, son en miras a efectuar un monitoreo ambiental de manera de evitar impactos en el ambiente y en la salud.

Con el transcurso del tiempo seguramente surgirán nuevas dudas e información por parte de los productores, como así también investigaciones académicas que convoquen a un nuevo espacio de trabajo en nuevas pautas en beneficio.

+54 (011) 4382-2076

Información de contacto

AACREA: Sarmiento 1236 - Buenos Aires - Argentina - efluentes@crea.org.ar